El hambre sobrevuela en el Perú

El hambre, que siempre fue el compañero de viaje del despertar peruano. Hoy, se hace más presente y con una intensidad que pensamos haber dejado atrás.

Se cumplieron ya tres meses desde que el gobierno de Martin Vizcarra, declarara el confinamiento social. Sin embargo, vemos los resultados desoladores: exceso de muertes, desborde de la crisis sanitaria y con una economía desplomada. La cifra oficial de fallecidos es de 6.500, hay más de 225.000 infectados. Dos millones de trabajadores formales se han quedado sin trabajo, mientras que miles tratan de salir adelante improvisando alguna actividad en la calle, puesto que el 71% de los peruanos viven de la informalidad; es decir del día a día.

Para atenuar la falta de trabajo en cuarentena y amortiguar el hambre que sufren miles de personas, se observa en los distritos más necesitados de Lima y de otras regiones. Las llamadas ollas comunes, que se multiplican en barrios y asentamientos humildes. Por otro lado, las familias que no han recibido ningún bono del estado hacen llamamientos de urgencia por las redes sociales o medios de comunicación, para recibir alguna ayuda.

Según economistas y políticos sociales el subsidio que entregó el gobierno a familias pobres y familias rurales que ha denominado “Bono Universal”, no llegan a quienes lo necesitan, peor aún, han causado contagios en las ventanillas de pago.

La pandemia a golpeado con brutalidad al país. El estado peruano no tiene capacidad para articular respuestas a nivel local, ni instrumentos para identificar la pobreza urbana. La contracción económica será del 12%, según el Banco Mundial, el desplome más alto de Latinoamérica.

La lista de los desempleados alcanza también a las micro y pequeñas empresas, que han tenido que cerrar. La ministra de economía y finanzas, María Antonieta Alva difundió la lista de las 71.553 empresas que se han acogido a unos créditos de emergencia, llamados reactiva Perú, luego de semanas de que la prensa denunciara que cientos de micro y pequeñas empresas no accedían a los prestamos porque los bancos preferían a las compañías más grandes. Incluso, algunas de las firmas que han logrado el crédito han despedido a su personal.

Lima, el centro principal económico del Perú; en el 2019, según cifras oficiales el 20.5% de su población, vivía debajo del umbral de la pobreza. Las proyecciones estiman que llegará al 30% para finales de este año.

Las cifras expuestas ponen al descubierto la magnitud de lo que se está viviendo; el hambre sobrevuela el país. Los comedores populares han cuadriplicado su atención en los dos últimos meses. Solo en al norte de Lima, en el distrito de comas, existen 433 y atienden cada día a más de 36.000 personas.

Es importante ponerse a pensar en las dos caras de la moneda, sin juzgar. Por aquellos que buscan el sustento diario en las calles y avenidas. Porque todos viven la pelea por la supervivencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s